“Cada vida importa” calienta motores en las calles españolas

 

Cerca de 50.000 carteles y 110.000 dípticos acercarán a los ciudadanos el mensaje de la próxima manifestación contra el aborto y a favor de la vida, la mujer y la maternidad.

Ayer a primera hora de la mañana todo eran nervios y carreras por los pasillos en la sede del Foro Español de la Familia y Fundación RedMadre en Madrid. «¡Las tijeras!, ¿dónde están las tijeras?». «No te olvides el papel celo. Coge varios rollos». «Cuidado con los carteles. Hay que enrollarlos con cuidado. ¡Qué no se arruguen, por favor!». Son las voces de la docena de voluntarios de la plataforma «Cada vida importa» que se disponen a salir a la calle a pegar los primeros carteles informativos sobre la manifestación del próximo 22 de noviembre en defensa de la vida, la mujer y la maternidad.

La voz de los no nacidos

En España serán varios cientos los voluntarios encargados de inundar las ciudades y pueblos con los 110.000 dípticos y 50.000 cartelesque se han diseñado para la ocasión. «Queremos informar y concienciar a los ciudadanos de que la vida es lo más importante que tenemos porque estamos convencidos de que quien salva una vida, salva al mundo», explica Sara, una voluntaria de 32 años que dedica parte de su jornada a esta labor tras salir del trabajo.

«Somos la voz de los que no pueden hablar», añade María José, otra de las voluntarias. Confiesa que poner los carteles supone una gran ilusión porque «sentimos que vamos a llegar a más gente y tendremos una concentración con una gran participación, ya que vienen personas de toda España».

El objetivo es que «todo el mundo se entere de la movilización de la próxima semana –matiza Cristina Miró, coordinadora de Voluntariado–. Estamos muy satisfechos con la acogida que están teniendo nuestros mensajes de defensa de la vida. Además, cada vez tenemos más voluntarios. Solo en Madrid contamos con el apoyo de 500, que se acercan a parroquias y colegios para informar. Los voluntarios se apuntan a nuestra web (www.cadavidaimporta.es) o llegan a través de otras asociaciones. El único requisito para serlo es ser mayor de 16 años y tener muchas ganas de colaborar. Tenemos a personas con discapacidad física que también nos ayudan».

«No se puede consentir»

Juan José Torres es el único hombre que ayer inauguró la pegada de carteles. «Es verdad que hay mayoría de mujeres –añade un grupo de voluntarias mientras entrega dípticos a un matrimonio que espera en un semáforo–. Este es el verdadero feminismo porque hay muchas niñas que no han nacido y hay que apoyar a las mujeres y su maternidad. Además, todo ser humano es un bien social por lo que la manifestación “Cada vida importa” conierne a todos, sin exclusión».

Según Juan José Torres «no se puede consentir que se produzcan 120.000 abortos oficiales en nuestro país. Cuando salgo del trabajo me vengo a colaborar porque soy un convencido de que “Cada vida importa”»

ABC