El 14 de marzo, nueva manifestación provida

Nueva convocatoria para mostrar la disconformidad con la retirada de la reforma del aborto.

Decenas de asociaciones civiles acaban de convocar para el próximo 14 de marzo una nueva manifestación en Madrid en defensa de la vida y la maternidad ante la negativa del Gobierno a recuperar la reforma de la ley del aborto que abandonó meses atrás. El acto, que comenzará a las 12 horas, se desarrollará entre la calle de Alcalá a la altura de la calle Sevilla y la Puerta de Alcalá.

El lema será el mismo que se empleó en las movilizaciones de 2009 y 2014 -Cada Vida Importa, Por la Vida, la Mujer y la Maternidad-, que, según los organizadores, “busca la defensa del niño que va a nacer y de la madre. “Esta manifestación busca impedir que caiga un muro de silencio sobre el aborto y exigir a los gobernantes la derogación de la ley del aborto y políticas de protección a la maternidad”.

“Si callamos, si no salimos a la calle, nos hacemos corresponsables de la banalización del abortó”, sostuvo Alicia Latorre, presidenta de la Federación de Asociaciones Provida. Por su parte, el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, mostró su disgusto por la actitud del Gobierno en este tema: “Desde la gran manifestación del 22 de noviembre, el Gobierno no sólo no ha atendido nuestra petición, sino que se ha ratificado en su decisión; y, además, el presidente del Gobierno ni siquiera se ha dignado a recibir a los manifestantes como se les solicitó ni se ha contestado a la petición de un acuerdo motivado del Consejo de Ministros en que conste expresamente la renuncia a la derogación de la ley del aborto. Por estos motivos nos vemos obligados a volver a salir a la calle”.

En el manifiesto, también presentado hoy, las organizaciones convocantes señalan que la cuestión de la vida y la maternidad va a ser muy importantes y será factor determinante a la hora de decidir el voto. Apunta, en concreto: “Exigimos una voz que nos represente en el Parlamento y en el Gobierno. Ningún partido político puede razonablemente esperar que los ciudadanos votemos a quien desprecia lo que nosotros apreciamos, ni a quien nos pide el voto para una cosa y hace la contraria en temas innegociables”.

“El 14M queremos decir un inmenso ¡Sí a la Vida!”, concluyen.

La Razón