La Marcha italiana por la Vida apoya el 22-N: «Es extremadamente necesaria»

«Los provida italianos estamos cerca de los españoles y apoyaremos de forma convencida la manifestación por la vida de Madrid, asegurando nuestra oración y participación activa en el evento». Virginia Coda Nunziante, Presidenta de la Marcha italiana por la Vida explica a Alfa y Omega la importancia de participar en estas manifestaciones: «Salir a la calle es extremadamente necesario para intentar romper este velo de silencio que cubre las mentiras y las omisiones sobre el aborto»

El año pasado, el anteproyecto de ley del Gobierno de España que limitaba el aborto consiguió una respuesta muy positiva de líderes próvida de todo el mundo. Esperaban que España fuera el primer país de Europa occidental que limitara su ley del aborto. ¿Cómo reaccionó a la retirada del anteproyecto?

También nosotros acogimos positivamente el nuevo proyecto de ley español que pretendía limitar el aborto en España, aunque sólo sea porque hubiera sido un retroceso mínimo el avance de la cultura de la muerte en el país ibérico y, en consecuencia, en el conjunto de Europa. Sin embargo, parecía evidente que el nuevo proyecto normativo era el fruto de un cálculo política y no de una auténtica y razonada inversión de tendencia hacia las razones de la vida. La retirada por parte del gobierno de ese proyecto desgraciadamente lo ha demostrado. Esperamos que el frente provida español, que sabemos que es muy combativo, no se deje desanimar de nuevo sino que persevere con mayor determinación en la lucha contra el aborto de Estado. En cualquier caso, esta lucha debería haber sido llevada adelante con fuerza también ante el lanzamiento de una norma que hubiese limitado, pero no anulado, sus aspectos negativos.

Desde su experiencia, ¿por qué es importante que la gente se manifieste en la calle para defender el derecho de todos a la vida?

El debate político y cultural sobre el tema del aborto es silenciado voluntariamente por el establishment con el fin de narcotizar las conciencias. Como testimonio de esto, se da poquísimo espacio en los medios nacionales a las numerosas marchas por la vida que se desarrollan en todo el mundo, aunque tengan un número realmente importante de participantes. Por lo tanto, salir a la calle para manifestarse públicamente a favor del derecho a la vida y condenar todas las legislaciones abortistas es extremadamente necesario, precisamente para intentar romper este velo de silencio que cubre las mentiras y las omisiones sobre el aborto. Tenemos a nuestro lado la fuerza de la verdad y de la razón, por lo que es vital para la causa de la vida hacer oír nuestra voz siempre con mayor insistencia y con una mayor participación de público.

¿Dan fruto estas manifestaciones?

No nos olvidemos que es el deber de cada uno de nosotros combatir, de cualquier modo y con cualquier motivo, la buena batalla contra el aborto de Estado. Por lo cual, el simple hecho de participar en los eventos y manifestaciones públicas en defensa de la vida inocente es meritorio y como tal produce en los que participan sentimientos extremadamente positivos y contagiosos como la alegría, el compartir ideales altos y la serenidad de ánimo a pesar de la adversidad. El extraordinario éxito de la Marcha nacional italiana por la Vida debe atribuirse a la bondad de la iniciativa que ha tenido el mérito de desencadenar estas dinámicas positivas en una medida grandiosa y en algunos aspectos inesperada: normalmente, los que han participado en la primera marcha después han participado en las sucesivas y sobretodo han vuelto a casa cargados de tal entusiasmo que han terminado por contagiar a muchas otras personas.

¿Es fácil para la gente acudir a la Marcha por la Vida?

Para participar en nuestra Marcha nacional por la Vida las personas hacen grandes sacrificios, sobretodo quien viene de lejos y se ve obligado a emprender viajes muy largos y cansados. También se debe tener en cuenta la difícil situación económica, por la que el sacrificio financiero no es despreciable. Pero todas estas dificultades objetivas parece que no inciden mucho sobre la voluntad de participación sino que, al contrario, constituyen un estímulo más, signo de que el pueblo de la vida está vivo y bien dispuesto frente a todas aquella siniciativas que ofrecen la posibilidad concreta de manifestarse por la vida en plena libertad y compartiendo objetivos.

¿Qué mensaje enviaría al Gobierno español, y a los ciudadanos provida de España?

Invitamos al Gobierno español a tener más valor y a no cuidar sólo el consenso o los equilibrios políticos, sino a actuar concretamente en defensa de los más débiles, amenazados por leyes inicuas y homicidas, como son los niños no nacidos. Al pueblo por la vida español les decimos que no se desanimen y que intensifiquen las acciones que perturben al lobby abortista y que insten al gobierno, de forma que aseguran esa presencia pública y que el esfuerzo social antes o después dará los frutos esperados.

Es importante que todo el mundo provida se movilice en la lucha contra el aborto y por tanto es oportuno que las diversas realidades provida nacionales se unan y hagan un frente común, cada uno con su peculiaridad. Los provida italianos estamos por tanto cerca de los españoles y apoyaremos de forma convencida la marcha por la vida de Madrid, asegurando nuestra oración y participación activa en el evento.

María Martínez López