Top model colombiana víctima de un aborto, 15 años después, da su testimonio: “Ser mamá no es malo”

Amada Rosa Pérez: “En esos momentos que estuve embarazada ojala hubiera encontrado la ayuda de alguien que me hubiera dicho algo positivo y bonito”.

El 22N CADA VIDA IMPORTA defenderá la protección de la mujer embarazada, que necesita un entorno de apoyo social donde se defienda el derecho a la maternidad con medidas concretas de ayuda a la mujer embarazada para que no se vea abocada al aborto.

Madrid, 24 de octubre de 2014.- El pasado 7 de octubre, más de 40 asociaciones de la sociedad civil española se juntaron bajo el lema CADA VIDA IMPORTA para organizar una gran manifestación el 22 de noviembre de 2014 a favor de la vida, la mujer y la maternidad. Desde el anuncio de la convocatoria, los ciudadanos identificados con la defensa de la vida y la mujer, preocupados ante una la negativa del Gobierno a reformar la ‘Ley del aborto’ empezaron a comunicar la manifestación desde todos los rincones de España y del mundo.

Desde Colombia llega el testimonio de la top model Amada Rosa Pérez, víctima de un aborto y, en consecuencia, del síndrome post aborto. En su testimonio, la modelo señala: “En esos momentos que estuve embarazada ojala hubiera encontrado la ayuda de alguien que me hubiera dicho algo positivo y bonito, como que ser mamá no es malo”.

El síndrome post aborto es una realidad por la que pasan todas las mujeres que han abortado, ya sea de forma deliberada o de manera espontánea. Entre las manifestaciones de este síndrome están la sensación de culpa y tristeza, desesperación, pesimismo pesadillas, pérdida de concentración y motivación, llanto continuo sin motivo aparente, pérdida de fuerzas, náuseas. Además puede desembocar en anorexia, alcoholismo, rechazo a todo lo que suponga compromiso o frialdad afectiva, entre otras muchas consecuencias.

La top model explica que abortó porque en su entorno solo encontraba mensajes que apuntaban a que lo primero eran sus metas y su desarrollo profesional. Ella confiesa que le dio miedo, que no se lo dijo a sus padres y decidió deshacerse de su bebé

En este contexto, el 22N CADA VIDA IMPORTA defenderá, -además de la vida del no nacido-, la protección de la mujer embarazada, que necesita un entorno de apoyo social donde se defienda el derecho a la maternidad con medidas concretas de ayuda a la mujer embarazada para que no se vea abocada al aborto.

Para ver el vídeo pincha aquí.